Plan de 28 días para detener los antojos

Descubra cómo detener esos molestos antojos con el plan infalible del Dr. Mike Dow.

Plan de 28 días para detener los antojos

Los antojos pueden ser su peor enemigo cuando intenta perder peso. Y lo que mucha gente no sabe es que ciertos alimentos pueden alimentar aún más los antojos, lo que hace que sea más difícil resistirlos. Afortunadamente, el Dr. Mike Dow tiene un plan de 28 días para evitar que anheles los alimentos que te hacen subir de peso. Su plan utiliza técnicas que ayudan a reentrenar su cerebro para desear alimentos que lo llenen y lo mantengan saludable, en lugar de alimentos vacíos que no saciarán su hambre.

Semana uno: Cambie la sal



La sal es uno de los peores transgresores del antojo. Juega una mala pasada a sus papilas gustativas, aumenta la presión arterial y, en general, provoca antojos de alimentos ricos en sodio y poco saludables. En lugar de usar sal como condimento, pruebe cualquiera de estos otros tipos de condimentos como alternativa más saludable: pimienta negra, albahaca, cilantro, curry, jengibre, orégano, pimentón, romero, salvia o cúrcuma.

Semana dos: Combine los refrigerios 'de refuerzo' con los refrigerios 'Pitfall'


¿Dónde puedo conseguir una vacuna contra la gripe sin conservantes?

Los bocadillos Pitfall son el tipo de alimentos de los que no puede obtener suficiente, como las papas fritas y el chocolate; las trampas de cada persona son diferentes, así que asegúrese de concentrarse en los alimentos que lo hacen exagerar. Para ayudar a que su cerebro deje de consumir estos alimentos adictivos, asegúrese de tener un alimento de refuerzo a la mano para combinar con algo que le guste. Esto iniciará la asociación entre los dos y ayudará a que la comida de refuerzo sea más apetecible. Si comienza a hacer esto solo dos veces al día, alternando bocados de sus bocadillos con trampas con alimentos de refuerzo, su cerebro también comenzará a desear los alimentos de refuerzo saludables. Para obtener una lista de alimentos de refuerzo, haga clic aquí.

Semana tres: Reemplace 3 alimentos que causan trampa con 3 alimentos de refuerzo

Mejora el cambio pasando de bocadillos a comidas completas. Si reemplaza los alimentos peligrosos, como el pollo frito o las salsas cremosas espesas, con alimentos de refuerzo, como el pollo a la parrilla y el brócoli salteado, su cuerpo se acostumbrará aún más a los alimentos de refuerzo a medida que trabaja para eliminarlos por completo. Trate de reemplazar al menos una comida de trampa y dos bocadillos de trampa al día.

Semana cuatro: coma todas las comidas de refuerzo

Esta podría ser la semana más difícil, ya que reemplazará todos sus comidas con comidas de refuerzo. Aún puede disfrutar de uno o dos refrigerios al día, pero es probable que las primeras tres semanas de entrenamiento no le hagan desear los mismos alimentos poco saludables que solía amar. Si puede pasar su última semana casi eliminando todos los alimentos peligrosos, ¡habrá reentrenado con éxito su cerebro para desear todo lo saludable!